NUEVAS MEDIDAS PARA PROTEGER EL INGRESO DE LOS CAFICULTORES

Publicado en por Gestion Empresarial Comite de Cafeteros Risaralda

Texto: Red de Información Cafetera/ Federación Nacional de Cafeteros de Colombia
link

Ø  Ajustan a $600.000 el precio base para garantizar el ingreso del caficultor a través del Contrato de Protección de Precio.

Ø  En medio de la actual crisis mundial, la caficultura aportará un billón de pesos más a la economía en el 2009.

Ø  Actual nivel de sobreprecio por el café de Colombia se debe a una escasez relativa de un millón de sacos.

Ø  Habrá más recursos para la promoción del café de Colombia en los mercados internacionales.

 
El Comité Nacional de Cafeteros analizó la actual coyuntura cafetera y adoptó nuevas medidas que benefician a las más de 500.000 familias productoras de café en el país.

En primera medida el Comité Nacional de Cafeteros decidió ajustar de $500.000 a $600.000 el precio base para proteger el ingreso de los caficultores a través del Contrato de Protección de Precio, CPP. De esta manera los caficultores podrán adquirir el CPP con la garantía que pase lo que pase con la cotización mundial nunca recibirán un precio inferior a 600.000 por carga de café de 125 kilos.

“Este es sin duda un precio remunerativo y de sostenibilidad de largo plazo que le permite al caficultor tener la tranquilidad que estas situaciones coyunturales de meses no son la esencia de su sostenibilidad”, dijo Gabriel Silva, gerente general de la Federación de Cafeteros.

Con el apoyo del gobierno consolidado en el Acuerdo de Política Cafetera 2008-20011 se pueden mejorar las condiciones del CPP que defiende el ingreso remunerativo de los cafeteros.

En el marco del Comité Nacional de Cafeteros se lograron grandes consensos entre las razones que explican la actual coyuntura de producción y el alto precio del grano colombiano.

En primera medida, quedó claro que el nivel de primas que se está reconociendo por el café de Colombia, que explican la mitad del precio que se está reflejando, se debe a que hay una escasez relativa del origen Colombia de cerca de un millón de sacos que los compradores en el mundo no han podido sustituir.

“La competencia por el café de Colombia hace que esos tostadores busquen mantener y conseguir nuestro café”, agregó Silva.

Adicionalmente, lo que está pasando con la producción y los precios obedece a que el mundo cafetero hoy tiene los niveles de inventarios más bajos en décadas lo que le está afianzado el nivel de precios, situación que se mantendrá en el medio plazo por el incremento del consumo que no ha cedido a pesar de la crisis internacional.

En medio de la actual coyuntura la dirigencia cafetera y el gobierno nacional coincidieron en señalar que no se puede hablar de bonanza. “No hay una bonanza cafetera sino un buen momento de precios que trataremos de optimizar en beneficio de la caficultura. Somos conscientes que esa coyuntura no es sostenible en el tiempo”, afirmó el ministro de Agricultura, Andrés Fernández.

“Para nosotros calificar la coyuntura actual como bonanza es inadecuada, improcedente e incorrecta. Tenemos una situación de alivio de precios, mejoramiento de la prima de café de Colombia que tienen un impacto positivo para la caficultura y la economía nacional”, señaló Silva

Sin embargo, el nivel actual de precios y la coyuntura cafetera genera riesgos como por ejemplo el de la sustitución por otros origenes. Cuando hay un dólar de diferencia entre café arábico de Brasil y de Colombia las tentaciones para sustituir son muy grandes.

“Tenemos que defender el origen. Hacer una campaña promocional y afianzar aún más la lealtad de los tostadores y consumidores”, puntualizó Silva.

En ese sentido el Comité Nacional de Cafeteros también acordó invertir US$5 millones adicionales en la estrategia de defensa del origen Colombia y la promoción del café en el exterior.

El Comité también advirtió que es necesario mantener y fortalecer todas las estrategias para defender la competitividad y sostenibilidad de la caficultura colombiana a través de programas como la renovación que va a llevar al país a mantener la participación en un mercado en expansión.

Al término del Comité Nacional los ministros de Hacienda y Agricultura y el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros advirtieron que la prima del café de Colombia no sólo refleja la calidad sino el compromiso de la organización y del cafetero de cumplir con seriedad todas las obligaciones internacionales.

Por su parte el ministro de Agricultura hizo un llamado a los caficultores para que garanticen la entrega del café vendido en los contratos a futuro. “Esa es la base de la credibilidad del café colombiano. Vamos a monitorear muy de cerca el cumplimiento de esos requisitos”, señaló el ministro.

Un gran aporte

Para el caso de Colombia se está haciendo una proyección técnica de producción de café para el 2009 que va a fluctuar entre 10.5 y 11.5 millones de sacos de 60 kilogramos que se encuentra dentro del promedio de los últimos años. “El país tiene el suficiente café para cumplir sus compromisos”, reiteró Silva.

La menor producción proyectada se explica por el impacto del invierno que afectó la producción del primer semestre del año; la baja fertilización el año pasado por cuenta de los altos precios de los fertilizantes y por el programa de renovación que si bien reduce la producción ahora, llevará al país a tener niveles de 17 millones de sacos en 2014.

Además hoy una tercera parte del café de Colombia tiene como destino el valor agregado y cafés especiales lo que significa que se ha mejorado la incorporación del trabajo nacional a la producción y exportación de café.

Para el segundo semestre se espera una mejor producción del grano por el aumento que se ha dado en la fertilización, el mejor comportamiento del clima y por la entrada de varias hectáreas que estaban en renovación.

Con los niveles de producción estimados y los precios vistos hasta el momento los cálculos más conservadores hacen prever que el valor de la cosecha estará por encima de los $4.5 billones de pesos lo que se reflejará en un mejor ingreso para los caficultores.

Las proyecciones indicarían que el ingreso cafetero puede estar creciendo en términos reales entre 5 y 10% aún en escenarios de bajos de precios y primas.

“El café es un factor muy positivo en empleo y bienestar social para la economía colombiana. En un momento de crisis económica mundial el café muestra sus fortalezas no sólo por su comportamiento en los mercados internacionales sino por el aporte positivo en términos de bienestar para los colombianos en un momento tan difícil”, concluyó el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga.




INDICADORES ECONOMICOS
Mayo-18-2009



Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post