El Café Tolimense Que Se Vende A Coca Cola Company

Publicado en por Convenio FEDERACAFE- Comunidad Madrid - H+D

La gana de tomarse un tinto en cualquier lugar del mundo, pero recién hecho y con solo diluir una ‘pastillita’, o algo parecido en un pocillo de agua caliente, hizo que el empresario tolimense Gustavo Gaviria lograra una novedosa formulación y máquina de preparación de café.

Casi de forma simultánea le salió al paso uno de los mejores clientes que todos quisieran para ser su proveedor, la multinacional estadounidense Coca Cola.

Hoy, Gaviria le vende a esta empresa café en una presentación muy particular y los diseños para la fabricación de máquinas dispensadoras de la bebida, con la que anhela casi ‘tomarse’ el mercado del café.

Es más, quiere hacerlo realidad para este año en Shanghai (China), cuando esté presente en el pabellón de Colombia en la feria más grande del mundo, la Expo 2010.

En esta se espera la llegada de 70 millones de visitantes durante los cinco meses (del primero de mayo al 30 de septiembre) que permanezca abierta al público.

Para el empresario, nada más exitoso para llegar a los mercados de todo el mundo que los canales de distribución de la multinacional, pues quedan muy pocos sitios del planeta donde no se venda un producto de esta marca, “incluso, llega a sitios donde ni siquiera llega la leche”, reconoce Gaviria.

El ‘sistema’, como lo llama este ingeniero industrial con especialidad en los alimentos, se exporta en bolsas que contienen un concentrado de café, listo para ser preparado en una máquina particular, que él mismo diseñó.

No piensa patentar su fórmula Lo curioso del ‘sistema’ es que no lo ha patentado y no piensa hacerlo, pues sabe que debe entregar su fórmula, hoy tan secreta como la de la misma Coca Cola.

Al hacerlo, reconoce, podría caer muy fácilmente en manos de la competencia y esa sí podría dejarlo por fuera del mercado.

Ahora, el café embolsado que exporta Gaviria, desde su empresa, Industrias Aliadas, tiene diversas formulaciones, bien sea para quienes quieran tomarse un simple tinto colombiano o como ingrediente principal de las recetas que habitualmente preparan los baristas, es decir, chefs especializados en café.

Las bolsas y su mecanismo de vaciarlas hacen parte integral de las máquinas dispensadoras. Estas cuentan con un software que permite, de forma automática, dispensar varios tipos de bebida caliente; otra similar, también lo hace con café frío, una forma de preparación que ha cobrado popularidad en el mundo.

Con respecto a la calidad, dice que esta es de primera y bien puede certificarla a través de un sistema de trazabilidad que ofrece la posibilidad de identificar en cada una de las bolsas la fecha de producción, la finca de dónde provino el café, dónde fue sembrado y dónde lo trillaron, entre otros aspectos.

Esto, precisamente, es lo que exige hoy el mercado mundial, pues le ofrece al consumidor final el detalle del producto que está comprando en un supermercado o consumiendo en un restaurante.

Por último, Gaviria anotó que esta es una alianza que se venía venir (entre la multinacional y el café colombiano), pues ninguno de los países productores de Asia, África o América Latina tiene un sistema de organización tan complejo como lo es la Federación Nacional de Cafeteros.

Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3606674










 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post