El 'eje' perderá recursos y poder cafetero desde 2011, según gerente de la Federación

Publicado en por Convenio FEDERACAFE- Comunidad Madrid - H+D


 IMAGEN-7722408-2.jpg

Quindío, Risaralda y Caldas recibirán una menor parte de los recursos, de la inversión social de la Federación, y a que su voto pese menos en el Comité Nacional y en el Congreso Cafetero.

Los departamentos del eje cafetero se alistan para recibir una menor parte de los recursos, de la inversión social de la Federación, y a que su voto pese menos en el Comité Nacional y en el Congreso Cafetero el año entrante.

El gerente de la Federación de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, dijo en entrevista con este diario, que la actual 'regla de oro' sobre el equilibrio de poder entre los departamentos dejará de operar, y a partir del año entrante el balance dependerá de la producción y del número de familias cafeteras revisados cada año.

Muñoz subraya que, entre, los departamentos tradicionales, se ha llegado a perder, en los últimos 13 años, hasta 23 por ciento del área sembrada, mientras entre los nuevos o pequeños, ha habido ganancias de la producción hasta de 51 por ciento.

Aunque Muñoz prefiere no mencionar departamentos, las cuentas de la Federación muestran que la caída de 23 por ciento fue en Quindío, lo que significaría menos producción y menos familias en el negocio, con la consecuente caída en la asignación de los recursos. Entre tanto, el aumento de 51 por ciento fue en Nariño.

En los otros departamentos de la tradicional zona cafetera, Risaralda y Caldas, las caídas son de 12,5 y 8,2 por ciento, respectivamente.

Aparte de Nariño, hay fuertes alzas del área sembrada en Huila, de 37,9 por ciento; La Guajira, 20,6 por ciento y Cauca, 19 por ciento; además, hoy producen departamentos que en 1997 no lo hacían: Caquetá, Casanare, Meta y Chocó.

En números, está en juego la repartición de no menos de 800.000 millones de pesos, paquete de recursos que proviene de las arcas de la misma Federación y de la cooperación Internacional.

¿A qué se debe el cambio?

Este ya estaba anunciado desde el 2005, tras los cambios que se vivieron dentro del interior del gremio que desde el 2002 se hicieran en la gerencia de Gabriel Silva, cuando se adoptó que cada departamento tuviera asiento en el comité; además logró que dicha 'regla de oro' se pudiese modificar en el 2010 y no en el 2015, como se planeó inicialmente.

¿Traerá consecuencias?

Se dará un reacomodamiento permanente de la caficultura y, en la búsqueda de mayores recursos y de poder se incentivarán directamente una mayor producción y productividad de las áreas sembradas, además de buscarse la sostenibilidad (rentabilidad) del negocio cafetero.

¿Por qué el cambio en las áreas?

Han incidido varios aspectos agronómicos, sociales y económicos. En primer lugar, los cultivadores han buscado nuevas zonas (altas) que son más benévolas para atenuar el ataque de las plagas como la roya; esto deriva del calentamiento global.

Además, los cambios en el uso de la tierra y la valorización también han incidido, pues donde ayer hubo una finca cafetera hoy se construye una urbanización.

Se suman el conocimiento mayor de la actividad cafetera y las buenas expectativas de rentabilidad que les ofrece el cultivo a los cafeteros.

Otro cambio importante que se ha notado es la llegada de recursos como las remesas que han aportado al progreso económico y social de las zonas cafeteras, impulsando la educación y alternativas de trabajo diferentes a las de labores del cultivo.

Frente a la crisis del año pasado, ¿ésta ya se superó?

Sí. Esta no es la respuesta del optimista sino la del análisis de varios factores que permitirán una mayor producción y productividad de las 887.661 hectáreas sembradas con café en el país.

Por ejemplo, el clima. Si hubiésemos podido pronosticar el ideal no nos habría resultado tan favorable, pues las floraciones de comienzos de año (que en varios años no se habían visto) necesitaban el agua que ha caído entre abril y mayo y el verano que esperamos para mitad del año hará que esto se refleje en la cosecha cafetera del 2010.

Por otra parte, mejoraron los niveles de fertilización, gracias a la merma en los precios internacionales de estos insumos y a los apoyos entregados por el gremio, unos 35.000 millones de pesos.

¿Se recuperará la confianza en el café colombiano?

Sí. Insisto en que estamos en condiciones de recuperar y avanzar en el mercado mundial cafetero; esa es una de nuestras metas inmediatas.

Mientras tanto, debemos pensar en acomodarnos al cambio climático, en nuevas variedades, investigación del genoma y las inversiones en las zonas cafeteras.

También, en trabajar de la mano con el Gobierno entrante en un nuevo acuerdo de política y el desarrollo de la caficultura frente al que se espera en los sectores minero y energético.

¿Cómo avanza el programa de renovación?

Está haciéndose desde hace 12 años y nunca acabará por ser de carácter cíclico; en 2010 tenemos 70.000 hectáreas y la entrada de otras al proceso dependerá de las cosechas y de los precios del grano.

Las transferencias y su destino

La Ley 863 de 2003 creó una transferencia cafetera con cargo al Fondo Nacional del Café, administrado de forma autónoma por los comités departamentales, con contabilidad separada. Los recursos se destinarán a programas de desarrollo social y económico de las zonas cafeteras, de fomento y apoyo al cooperativismo, de mejoramiento de las condiciones de la población, directamente o a través de convenios con los entes territoriales.

El monto de la transferencia es el equivalente al 16 por ciento de la contribución cafetera, antes de adicionar los dos centavos de dólar (Artículo 63 de la Ley 788).

La transferencia cafetera será adjudicada a cada Comité Departamental de Cafeteros teniendo en cuenta, entre otros, la producción y el número de familias.

fuente: http://www.portafolio.com.co/economia/economiahoy/menos-recursos-de-fedecafe-para-el-eje-cafetero_7722354-3

Comentar este post