Informe de Coyuntura Cafetera Tercer trimestre de 2010

Publicado en por Convenio FEDERACAFE- Comunidad Madrid - H+D

 

1.2.5 Comportamiento de los Inventarios

El reiterado desabastecimiento de los cafés de mayor calidad en el mercado, especialmente en los países importadores, llevó a los inventarios certificados a caer muy por debajo de sus niveles históricos Al cierre del año cafetero 2009/10, el mercado disponía de unos inventarios de café globales de 33,7 millones de sacos, 15 millones de sacos en manos de los países productores (equivalentes aproximadamente a 2 meses de exportaciones), y un nivel levemente superior de 18,6 millones de sacos, en manos de los importadores.

La baja producción mundial registrada durante el año cafetero que finalizó en septiembre, influenció una caída adicional de los inventarios (-20,1%) respecto al año de cosecha anterior. Esta caída fue más acentuada en los inventarios finales de los importadores (- 21,5%), quienes pasaron de un promedio relativamente estable durante la década de 22 millones de sacos a 18,6 millones de sacos en 2009/10. La disminución de las existencias en manos de los exportadores fue de 18,4%, equivalente a 3,4 millones de sacos.

Para el año cafetero 2010/11 se prevé una leve recuperación de los inventarios mundiales, por el mejoramiento de la producción en los países exportadores especialmente en Brasil que entrará a su año bienal alto. De ser así, se prevé una acumulación de inventarios de 5,8 millones de sacos adicionales gracias a una recuperación del 40% en las existencias en manos de los productores. Los países importadores continuarán con inventarios por debajo del promedio que mantuvieron durante la última década (ver gráfico 6).

Imagen1-copia-7.png

 

Sin embargo, Vietnam, segundo productor mundial y primer productor de Robusta, planea comenzar nuevamente su programa de almacenamiento de café en unos dos o tres meses. A través de este programa podrían almacenarse entre 5 y 8 millones de sacos provenientes de la nueva cosecha que generalmente comienza a recogerse en octubre pero que este año se retrasará hasta finales de noviembre. En caso de ser aprobado, es posible que la recuperación de los inventarios en los países productores no sea la esperada, pues estos no estarán disponibles para ser entregados al mercado durante su almacenamiento.

Los problemas de suministro de café fresco en el mercado, junto con las presiones de demanda global por café de buena calidad, son los factores que más influyeron en la disminución de los inventarios en manos de los países importadores al cierre del año cafetero 2009/10. Este hecho, ha obligado a los tostadores a recurrir cada vez más a los inventarios certificados en la Bolsa de NY a pesar de su alta edad, en promedio de 27 meses, puesto que la estrategia de sustitución de calidades ha sido limitada, debido a que los principales orígenes de los cafés de alta calidad sustituibles entre sí, se encuentran enfrentando los mismos problemas de suministro, a causa de factores climáticos.

Imagen2-copia-7.png

Es así como al cierre del año cafetero 2009/10, los inventarios certificados en bolsa se encontraban en el nivel más bajo registrado desde el año 2000 en 1,9 millones de sacos y muy por debajo de su promedio histórico de 4 millones de sacos.

En términos relativos, la disminución más representativa se ha dado en los inventarios de segunda mano de Suaves Colombianos al pasar de un promedio característico durante la última década de alrededor de 500 mil sacos a tan sólo 300 sacos, una caída de casi el 100%. La caída de los inventarios de los principales orígenes de Otros Suaves fue de 43% respecto a su promedio histórico ubicándose al cierre del año cafetero en 1,1 millones de sacos, que en volumen representó 1 millón de sacos menos certificados en bolsa.

2. Mercado interno del café

2.1 PRODUCCIÓN Y EXPORTACIONES DE CAFÉ

Con información observada al mes de septiembre, la producción de café de los primeros nueve meses del año llegó a 5,9 millones de sacos, creciendo tan sólo 5% frente al nivel alcanzado el mismo período del año anterior. Este resultado llevó a la FNC a ajustar la meta de producción que se había fijado para el año calendario 2010 a un rango entre 9 y 10 millones de sacos, luego de que a comienzos de este año el pronóstico oficinal fuera de 11,25 millones de sacos. Esto indica que en el último trimestre deberán producirse a lo menos 3,1 millones de sacos de café para alcanzar la cota inferior de dicha meta. Como se observa en el siguiente gráfico, este volumen equivale al promedio histórico del trimestre que, si bien corresponde al período de mayor producción del año puesto que la mayoría de regiones cafeteras se encuentran en cosecha principal, los datos muestran que los volúmenes mensuales de producción –por lo menos en lo que va corrido de 2010- no han logrado retornar a sus niveles históricos.

A pesar de esta revisión de datos, las floraciones observadas durante los primeros tres meses del año que son un indicador temprano de la magnitud de la cosecha del último trimestre, motivó a los Comités Departamentales de Cafeteros a apostarle a una cosecha en noviembre que podría incluso superar su promedio histórico de 1,3 millones de sacos.

La principal voz de alerta tiene que ver con la situación climática, que permita recoger el café de los árboles e incluso contabilizar aquel que logre ser entregado a las cooperativas de cafeteros ó ser registrada en los puertos para embarque. De lo contrario, no podría ser contabilizada como producción del año civil 2010.

Imagen3-copia-3.png

La producción del año cafetero 2009/10, que se mide entre octubre y septiembre, llegó a 8,1 millones de sacos cayendo 6,5% frente a la producción alcanzada el año cafetero 2008/09 que fue de 8,6 millones de sacos. Este nivel es el más bajo registrado desde 1975/76 cuyo volumen fue de 7,2 millones de sacos (ver gráfico 9).

Imagen4-copia-3.png

El promedio móvil de 12 meses de la producción y las exportaciones muestra la forma en que estas dos variables, luego de exhibir un comportamiento relativamente estable durante la mayor parte de la década, en 2008 tuvieron una caída vertiginosa que nadie pudo advertir. La producción nacional, luego de llegar en abril de 2008 a casi 13,5 millones de sacos, tuvo una caída dramática que encontró su primer punto de inflexión en abril de 2010, luego de que en marzo cayera a tan sólo 7 millones de sacos. Al cierre de septiembre, la producción alcanzó 8,1 millones de sacos, nivel levemente superior al cierre del año calendario 2009 de 7,8 millones de sacos.

Imagen5-copia-1

El comportamiento de las exportaciones muestra un panorama menos alentador. La reducción de las existencias de café que mantenía el país, en promedio 1,5 millones de sacos, se encuentra en unos niveles mínimos de escasos 500 mil sacos. Esto ha provocado que la caída de la producción no cuente con amortiguación y se transmita directamente a las ventas al exterior: es así como en marzo de 2010, cayeron por debajo de los 7 millones de sacos, con una leve recuperación al cierre del trimestre.

El panorama para el próximo año en materia de producción y exportaciones aún no se ve muy claro pues la expansión de la roya –que de acuerdo con reportes de la FNC se encuentra presente en alrededor del 50% de los árboles a nivel nacional- junto con la prolongación del invierno, incidirán negativamente sobre las floraciones y la formación de frutos para la cosecha del año entrante.

 

 

Comentar este post