Friday 4 june 5 04 /06 /Jun 14:55

Amigas y amigos cafeteros:

La semana pasada compartí con Ustedes la información registrada en el SICA que muestra cómo durante los últimos doce años se produjo una transformación productiva de la caficultura colombiana. También les manifesté que esta evolución es consecuencia de la conjunción armónica de los valores que distinguen a los productores, que defino como temple cafetero, y la existencia de una sólida institucionalidad cafetera.

Tengo la convicción que es justamente ese “temple cafetero”, con su modo de ser propositivo, lo que nos permite enfrentar circunstancias difíciles, no dejarnos amedrentar por circunstancias adversas, superar los obstáculos y enfrentar exitosamente las dificultades. Los últimos 150 años así lo testimonian.

La creación y funcionamiento ininterrumpido de la Federación, simboliza la creatividad de los cafeteros para anticipar las amenazas y vicisitudes del mercado. En su seno hemos creado mecanismos de compensación y protección del ingreso del productor para  sortear de manera innovadora los ciclos de precio externo, para la tasa de cambio, para apoyar la fertilización, para mejorar la infraestructura, entre otros muchos otros que todos conocemos.

Al mismo tiempo, hemos solidificado un espacio de diálogo y definición conjunta de la política cafetera con los diferentes gobiernos de los últimos 83 años. La violencia interna que azotó nuestro país durante tantos años, no pudo minar la voluntad y el arraigo de los caficultores por su tierra. Nuestras instituciones han superado las tormentas de esos tiempos.

Estos valores, agregados a la transformación productiva de las zona cafeteras habilitaron el desarrollo de una serie de ventajas competitivas no replicables en otros países productores y fortalecieron nuestros argumentos en el mercado internacional del café, que encuentra en Colombia café fresco a lo largo del año y un portafolio diverso de perfiles de taza que permiten satisfacer el gusto de todos los consumidores.

Pero esta transformación sería inocua, de no advertir que la coyuntura actual del mercado internacional plantea un panorama con inigualables oportunidades para el café suave de altísima calidad que se produce en las montañas de nuestra Colombia.

Así las cosas, a continuación expondré las consideraciones que me han permitido afirmar, en forma reiterada, que el año 2010 trajo consigo nuevas y positivas perspectivas para la caficultura colombiana.

El tamaño y la calidad de la caficultura colombiana permite competir por las oportunidades que ofrece el mercado. En efecto, después de 20 meses en los que habíamos sido testigos de la caída sostenida de la cosecha cafetera, en abril y mayo se registran producciones que se acercan a los promedios históricos de producción para estos meses. Este comportamiento confirma que la caficultura colombiana avanza por el camino de la recuperación. Además, ha querido Dios acompañarnos con climas propicios para la buena producción y en vista de ello, es razonable pensar que durante el segundo semestre se consolidará aún más esta tendencia.

Un segundo factor determinante de las buenas perspectivas que tenemos, yace en los fundamentales del mercado internacional del café. En la actualidad debido al constante crecimiento exhibido por el consumo, el balance cafetero mundial es deficitario. Reconocidos analistas del mercado han señalado que el año cafetero 2009/10 que culmina en septiembre de 2010, será deficitario en 8,8 millones de sacos.

Cuando se descompone el consumo por tipo de café, encontramos que la demanda mundial de cafés suaves de la cual hace parte la producción colombiana, presentará una tendencia creciente estable que se traducirá en los próximos 10 años, en necesidades adicionales del mercado por 7 millones de sacos. Este comportamiento es el resultante de una tasa de crecimiento anual promedio igual a 1,8% y en cuyo cálculo resultan determinantes las perspectivas de crecimiento del consumo de los cafés suaves especiales. Por tanto, el mercado cuenta con espacio no sólo para absorber la recuperación de la producción en Colombia, sino para demandar mayor cantidad de cafés suaves. También queda claro que debemos continuar la promoción de origen, la profundización de nuestros mercados y la generación de valor.

Las tendencias de la demanda de café en el mercado de los Estados Unidos, mayor consumidor del mundo, respaldan las perspectivas de crecimiento de la demanda mundial. En efecto, al analizar los resultados recientemente publicados de la “Encuesta Anual de Tendencias de Consumo de Bebidas” de la Asociación Nacional de Café – NCA, comprobamos que en la sociedad norteamericana continúa fuertemente arraigado el consumo de café, pues el 56% de los entrevistados mencionan haber consumido al menos una taza de café el día anterior.

La encuesta también resalta que a pesar de las devastadoras consecuencias de la crisis económica internacional, la demanda se ha mantenido debido a un cambio en los hábitos de consumo de los hogares americanos, que han preferido trasladar el consumo de las tiendas de café a la comodidad del hogar.

Cuando se interroga a los entrevistados por la calidad del café que consumen, se encuentra que el 40% del café consumido en ese mercado es café gourmet. Esta tendencia confirma que el café de mayor calidad, continúa siendo una bebida apreciada y un lujo que millones de consumidores no están dispuestos a abandonar a pesar de la difícil situación económica.

Estos alentadores indicadores, nos determinan a continuar profundizando en la difusión de buenas prácticas de cultivo, cosecha y beneficio que propicien el aseguramiento de la calidad del café desde la finca.

A pesar del temor reinante en el mercado financiero por la problemática económica que enfrenta Grecia y su posible contagio a otros países de la Unión Europea, el precio internacional del café continúa soportado en niveles de 132 centavos de dólar por libra. Debido a la visible escasez de grano, la salida de los inversionistas del mercado de café, como los fondos de inversión, no ha ocasionado la caída del precio. Esa misma incertidumbre, también ha contribuido a que las primas de calidad del café colombiano se mantengan en niveles promedio de 60 centavos de dólar por libra.

Permítanme finalmente, decirles que con su apoyo y consagración estamos avanzando por el camino correcto. Que seguiré trabajando sin pausa para que toda la caficultura colombiana garantice su sostenibilidad, se mantenga como motor del desarrollo económico y social de nuestras familias en el campo y siga posicionada como modelo de paz y convivencia.

LUIS GENARO MUÑOZ ORTEGA
        Gerente General

Por Convenio FEDERACAFE- Comunidad Madrid - H+D
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

CONTADOR

Reporte Diario de Mercado

Publicidad

  • Administrador-fincas-cafetera.jpg
  • Cerrajeria "El Unico"
  • Almacigos "El-Oasis" .jpg
  • avalonjanal-copia-1.jpg
  • DIDIER HEREDIA MECANICO-AGRICOLA.jpg

Calendario

October 2014
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados