RECOMENDACIONES PARA DISMINUIR LOS EFECTOS DE UN EVENTO DE EL NIÑO

Publicado en por Convenio FEDERACAFE- Comunidad Madrid - H+D

  • Actualmente se tienen conocimientos avanzados sobre el evento de El Niño, los cuales permiten con mucha confiabilidad, conocer desde su formación, cuáles serán las condiciones climáticas que predominarán en el próximo semestre, y así emprender acciones para disminuir sus efectos.

 

  • Registre la lluvia diaria en la finca o consulte los registros de una estación climática cercana a su finca, para evaluar la magnitud y duración del período seco. Solicite la asesoría en la Disciplina de Agroclimatología de Cenicafé (www.cenicafe.org) o del Técnico del Servicio de Extensión del Comité de Cafeteros de su municipio, quien le dará información y orientación.

 

  • En la zona cafetera de Colombia por efecto de El Niño se disminuyen las cantidades de lluvia, por lo tanto, la primera acción que deben de emprender los caficultores es el aprovechamiento del agua lluvia para su uso doméstico, colectando y almacenando la que llega a los techos de las construcciones de la finca.

 

  • La preparación y mitigación ante la disminución de la lluvia se logra con prácticas de conservación del agua y el suelo.

 

  • El sombrío tiene un efecto notorio en la conservación del agua, especialmente en los períodos muy largos de falta de lluvia y en aquellas regiones de lluvia anual menor a los 1.500 mm, con alta evaporación y con suelos de baja retención de humedad. Ante la recurrencia del fenómeno puede pensarse a mediano y largo plazo en el establecimiento de algún tipo de sombrío para estas regiones.

 

  • No sembrar café durante el evento de El Niño. En los germinadores y almácigos planificados para sembrar a comienzos de año se debe utilizar sombrío para disminuir la radiación solar, y si es necesario aplicar riego. Los cafetos del almácigo que se llevará para la siembra no deben tener más de 6 meses de edad y tener en cuenta las épocas de siembra adecuadas para las diferentes regiones del país, publicado en el Avance Técnico Cenicafé N° 229. 1996.

 

  • Debido a que las arvenses consumen gran cantidad de agua del suelo, éstas se deben controlar en los cafetales, especialmente en el plato del árbol.

 

  • Para los cafetos recién sembrados y con el fin de conservar la humedad en el suelo, se recomienda la aplicación en el plato del árbol de coberturas provenientes de las desyerbas, podas o de otros residuos.

 

  • Se pueden adelantar las labores de zoqueo y aprovechar el material de ramas cortadas para utilizarlo como cobertura del suelo, esta práctica ayuda a conservar la humedad en el suelo.

 

  • La fertilización debe realizarse cuando se generalicen las lluvias en la región. 

 

  • Mientras persista el evento de El Niño no se recomienda establecer cultivos intercalados con el café, como el maíz, fríjol y otros.

 

  • Es necesario revisar periódicamente los cafetales para la evaluación de la incidencia de broca (Hypothenemus hampei), roya (Hemileia vastatrix), minador de la hoja (Leucoptera coffeellum) y arañita roja (Oligonychus yothersi). Con base en los niveles de daño económico el caficultor, en compañía del Extensionista de la Federación, debe programar el manejo integrado para el control del insecto plaga o la enfermedad.

 

  • En el caso de la broca del café, es necesario estar atento con los niveles de infestación en los frutos, debido a que las condiciones climáticas durante El Niño, especialmente el aumento de la temperatura, le son favorables. 

 

  • Se debe buscar disminuir el consumo de agua durante el proceso de beneficio del café. Además, es necesario reforzar las medidas de control de las pasillas y granos flotantes para preservar la calidad del grano.

 

  • El ambiente seco durante El Niño favorece la ocurrencia de incendios, por lo tanto, se debe evitar la acumulación de basuras y las quemas.

 

Fuente: http://www.cenicafe.org/modules/News/documents/avt0390.pdf

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post