“Inestabilidad de los precios en los mercados financieros”.

Publicado en por Convenio FEDERACAFE- Comunidad Madrid - H+D

La tendencia mostrada en las últimas semanas por el precio del café, cuyo comportamiento puede enmarcarse como “Inestabilidad de los precios en los mercados financieros”.

El precio interno de compra por carga de café de 125 kg. c.p.s. publicado por la Federación, es la base de nuestra política de Garantía de Compra y el resultado de la combinación de tres variables definidas por el mercado: a) el precio internacional del café en la Bolsa de Nueva York, conocido por los especialistas como el Contrato “C”. Este es el mecanismo a través del cual los vendedores y compradores determinan el precio actual y/o futuro al cual se tranza el café proveniente de algunas regiones de África, Centroamérica, México, India y Colombia; b) el diferencial del café colombiano, que es la prima que reconoce el mercado internacional por la calidad del grano producido en el país; y c) la tasa de cambio que es el precio en pesos colombianos al que se negocian los dólares.

Durante los meses de septiembre y lo corrido de octubre, el precio del café ha estado fuertemente ligado a las expectativas sobre el clima en los principales países productores. Durante buena parte del mes pasado, las noticias de altas temperaturas y sequía en la zona central cafetera de Brasil, anticipaban que las floraciones para la cosecha del año cafetero 2011/12 se encontraban en riesgo. Lo anterior, unido a la llegada del invierno en Colombia y los daños causados por el huracán Karl en México y la tormenta tropical Mathew en Centroamérica, produjeron que las expectativas de una caída en la producción mundial de café, llevaran al precio a niveles cercanos a 2 dólares por libra. En la primera semana de octubre, la llegada de las lluvias al Brasil produjo que el mercado descartara el daño en la cosecha, razón por la cual algunos agentes especuladores vendieron sus posiciones en café. Este comportamiento, produjo la caída del precio internacional a niveles por debajo de 1,80 dólares por libra.

Estas mismas percepciones respecto de la evolución de la cosecha cafetera, aunado al crecimiento sostenido de la demanda de café y al hecho de tener inventarios certificados presentes en la Bolsa de Nueva York con niveles mínimos y edades muy altas, en promedio 27 meses, ha generado que el diferencial del café suave y en especial los del café colombiano crezcan a niveles nunca antes vistos.

Es igualmente un hecho el debilitamiento del dólar y el consecuente fortalecimiento de las monedas de países emergentes, en especial el real brasilero y el peso colombiano, factores determinantes de las cotizaciones internacionales.

Teniendo en cuenta lo anterior, analicemos el comportamiento del precio interno de compra del café. Durante la semana pasada el precio interno presentó una variación de $50.000, fluctuando en un rango entre $705.000 y $755.000 pesos por carga. Fueron sus razones:

· Una mayor apreciación del peso colombiano, que trajo como consecuencia que por cada dólar se paguen cerca de $20 pesos menos. Este solo movimiento implicó una caída de alrededor de $10.000 pesos en el precio de la carga de café pergamino seco.

· La caída, el martes pasado de 10 centavos de dólar por libra en el precio de la bolsa. Este movimiento significó una disminución de $40.000 pesos en la carga de café. Hacia el final de la semana se produjo una leve recuperación en el precio de Nueva York que fue disminuido a nivel interno, en parte por el comportamiento de la tasa de cambio.

· La prima del café colombiano se ha estabilizado en niveles de 35 centavos de dólar por libra. No obstante, debido a las dificultades que trae consigo el invierno, al final de la semana la presión de los exportadores e intermediarios por café se incrementó significativamente, debido al temor que existe de que se puedan incumplir con los compromisos de entrega en octubre. Esta circunstancia produjo un incremento en el diferencial reconocido por el café colombiano y un incremento hasta $735.000 mil por la carga de café.

La pronunciada volatilidad exhibida por el mercado, es muestra de la vulnerabilidad de la cadena global cafetera, afectada fuertemente por la falta de inventarios de maniobra que le permitan “amortiguar” el efecto derivado de las oscilaciones de la producción. Igualmente, con el ánimo de protegerse del riesgo asociado a los movimientos del precio, la industria del café en los últimos meses ha decidido adoptar una política de compras más austera y prudente. Estas dos circunstancias han llevado a que el impacto de noticias positivas o negativas se magnifique, aumentando el “nerviosismo” del mercado y produciendo momentáneamente que se deje de lado el análisis de los fundamentales del mercado.

La prudencia sugerida, no debe ser interpretada como una premonición de tiempos con niveles de precio bajo, que conduzca a posponer la renovación de los cafetales y la lucha contra las plagas y enfermedades como la roya. Al contrario. Estamos en el momento ideal para poner en marcha dichas medidas, porque contamos con el apoyo irrestricto del Gobierno Nacional materializado en el Acuerdo por la Prosperidad Cafetera 2010-2015, y por que el consumo de café continúa en aumento en todos los rincones del planeta. Frente a un mercado de consumidores ávidos de tomar buen café, debemos encaminar todas nuestras energías y esfuerzos a continuar proveyendo el mercado con café colombiano de alta calidad, que es la forma más segura de ratificar que la caficultura colombiana tiene todo el futuro por delante.

La necesidad de acercar la Gerencia General al surco del café, para que cada caficultor, en cada ocasión conozca más sobre lo que hacen sus instituciones cafeteras y quienes, por su voluntad, las dirigimos, en la irrevocable tarea de contribuir a su bienestar y a la consolidación de la caficultura nacional.

 

LUIS GENARO MUÑOZ ORTEGA

Gerente General

Comentar este post